Hombre

Mujer

Artesanía

Invierno

Artesanía

Hombre

Mujer

Invierno

Nuestro producto. Casi de todo...

Casa Hernanz ofrece un amplio catálogo de producto. Además de la alpargatería, de la que se dispone una pequeña selección online, nuestra oferta en tienda está compuesta por: cordelería (tanto sintética como vegetal, incluyendo cuero) , cestería tradicional en mimbre y esparto, figuras decorativas de esparto, redes para uso ornamental, deportivo y construcción, sacos de yute y pita, y tejidos rústicos por metros en fibras naturales (yute, lino, algodón y arpillera).

Escríbenos
Nuestra tienda

Cuando vayas a Madrid

Desde 1845 las puertas de Casa Hernanz están abiertas para quien busca casi de todo.

Pero eso, no es lo único. Quien nos visita se lleva algo más valioso; la sabiduría familiar fiel a un negocio, la satisfacción de encontrar lo genuino y esa atmósfera, aroma a yute y esparto, de lo hecho a mano.

Eso, que es mucho, sigue sin ser todo. En esta pequeña tienda se siente el latir castizo del corazón de Madrid. Un lugar para la memoria, un regalo para todos.

Nuestra historia

De Madrid al mundo entero

A mediados del siglo XIX el artesano Toribio Hernanz abrió muy cerca de la Plaza Mayor, una tienda de alpargatas y aperos para los campesinos de los arrabales.

Del Madrid rural y agrícola a los tiempos turbulentos de la guerra civil, el negocio fue sostenido por su sucesor José. Subsistir implicó tener que esconder el género a los militares de ambos bandos que se lo llevaban sin pagar.

En los años del desarrollo industrial, los obreros tomaron el relevo en un Madrid en construcción. La cordelería despuntó con clientes como el Banco de España o Correos que utilizaban sus cuerdas para apilar sus paquetes.

Fue el modisto Yves Sant Laurent quien rescata en los 70 el glamour de la alpargata y el calzado entra en el armario de los exquisitos. Jesús, sobrino nieto de José y propietario actual del negocio, despacha en el mostrador con sus hijos, como lo hicieron ya cuatro generaciones.